El blog de Maestro de Ceremonias - Sevilla

COMPARTIR

Bodas de oro de Mari Carmen y Alfonso

Oficiante de bodas, maestro de ceremonias en Alcalá de Guadaíra

Este pasado domingo, 22 de octubre, tuvo lugar la ceremonia de renovación de votos de Mari Carmen y Alfonso, con motivo de sus bodas de oro.

En este cincuenta aniversario como matrimonio, estuvieron rodeados de sus hijos, nietos y demás familiares y amigos, resultando un emotivo acto, uno de los más bonitos que he tenido ocasión de participar.

El acto tuvo lugar en la Hacienda Caridad, en Alcalá de Guadaíra (Sevilla), un magnífico escenario, rodeado de unos muy bellos jardines, junto a la carretera que une la localidad panadera con Mairena del Alcor.


Mari Carmen y Alfonso son de Martos, en Jaén. Aunque los dos se conocían desde pequeños, fue en marzo de 1965, en un viaje en autobús cuando surgió el flechazo entre ellos. Durante los treinta y un meses que tuvieron de noviazgo, los estudios, el servicio militar y el trabajo hicieron que tuvieran que llevar la mayor parte de su relación en la distancia. Pero todo llega y, el 22 de octubre de 1967, hizo justo los cincuenta años el día de la ceremonia, contrajeron matrimonio en Martos, en el santuario de la Virgen de la Villa.

En agosto de 1968 nació su primera hija, Mari Carmen. Después, en 1970, un cambio de trabajo los trajo a Sevilla, donde, hasta hoy, residen. Aquí, nacieron sus dos hijos, en 1970, Alfonso María y, en 1974, Juan Carlos, y, en 1975, vino al mundo su segunda hija, Rocío... Los hijos se casaron, vinieron los nietos y hoy forman una gran familia que se reunió el pasado domingo con todos sus allegados.


La entrada del matrimonio fue muy emotiva, con los nietos bailando una coreografía, que llevaban semanas ensayando, dedicada a sus abuelos.

No menos emotivas fueron las intervenciones de su hija Rocío y de algunos de los nietos.

La lectura principal de la ceremonia, que realicé no sin cierta emoción, hacía referencia, como no podía ser más apropiado, al paso del tiempo, y terminaba así:

Porque solo el Tiempo es capaz de comprender cómo de importante es el Amor en la vida.

Se pasó después a la renovación de los votos matrimoniales, el momento central del acto, completado con el intercambio de anillos.

Con gran alegría de todos los asistentes, tras las felicitaciones de familiares y amigos, y mi felicitación final, con la firma del acta se dio por concluida la ceremonia.


Como en otras ocasiones, mi colaborador técnico Sergio se encargó de la música y sonido del evento. Le agradezco su profesionalidad y su pericia para resolver, sobre la marcha, algunos problemas técnicos que surgieron.

Boda en Hacienda Caridad

Sergio, técnico de sonido

No hay comentarios

Escribir un comentario