El blog de Maestro de Ceremonias - Sevilla

COMPARTIR

Una boda muy personal en Cabra

Oficiante de boda en Cabra (Córdoba)

En la hacienda Dehesa del Colmenar, en Cabra (Córdoba) tuvo lugar el sábado, 4 de noviembre, el enlace de Ángela y Juanma, en el que actué como maestro de ceremonia.

La hacienda Dehesa del Colmenar está situada a la salida de Cabra hacia Doña Mencía, junto a la carretera A-318, rodeada de olivar, como es lógico en esta zona, al pie de las Subbéticas. Lamentablemente, la ceremomia hubo de realizarse en el interior por el riesgo de lluvia.


Se trató de una ceremonia muy personal, a pesar de su corte formal y clásico, en el sentido de que los propios contrayentes redactaron buena parte de los textos del evento. Aunque siempre me adapto a los deseos y gusto de la pareja, lo más habitual es que, después de hablar con los novios, me encargue de redactar los textos que ellos revisan y retocan pero, en este caso, Ángela y Juanma lo tenían muy claro y se encargaron de redactar buena parte de mis intervenciones y de los textos del ritual.

La boda estuvo amenizada por un conjunto de música de cámara, que interpretó sendas piezas a la entrada del novio, acompañado por la madrina, y de la novia y el padrino.


En mi bienvenida y presentación, destaqué cómo, a partir de la amistad, y superando la distancia que los separaba, surgió el amor entre Ángela y Juanma:

Juanma comprendió que no podía llevar una vida sin ver su sonrisa al despertar, y Ángela se dio cuenta que no encontraría en otra persona la comprensión, el apoyo y el amor que él le profesaba.

Rafa, hermano de Ángela, les dedicó a continuación unas sentidas palabras a ella y a Juanma.

Una de las lecturas que más me gusta hacer en las bodas no es ninguna de las más clásicas, sino la de un bello cuento, El Amor y el Tiempo, una fábula moderna llena de simbolismo.

Tras ella, di paso a Alejandro, hermano de Juanma, que también dirigió unas palabras a su hermano y a Ángela.

Ya en la parte central de la ceremonia, la pareja realizó el ritual de la arena, un bello ceremonial, en el que la unión de la pareja queda simbolizada en el vertido de las arenas traídas por ellos. A continuación, el intercambio de alianzas fue el momento en el que los novios, directamente, sin mi intervención, prestaron el consentimiento y la promesa de matrimonio. Así, Juanma, al tiempo que colocaba el anillo en el dedo de Ángela, le dijo:

Yo, Juanma, te tomo a ti, Ángela, como esposa y prometo serte fiel y cuidar de ti en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y amarte y respetarte todos los días de mi vida.

Del mismo modo, Ángela le dijo a Juanma:

Yo, Ángela, te tomo a ti, Juanma, como esposo y prometo serte fiel y cuidar de ti en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y amarte y respetarte todos los días de mi vida.

Finalmente, mientras yo decía un bello texto escrito por los mismos novios, la pareja intercambió las trece monedas y, a continuación, los declaré marido y mujer.

Terminó la ceremonia con mi felicitación final, la firma del acta y la salida de los recién casados de la sala.


Recuerda que ofrezco mis servicios de oficiante de boda en Córdoba y en toda su provincia. Opcionalmente, mis colaboradores pueden ocuparse de la instalación y el control de sonido de la ceremonia, como fue en este caso, en el que mi compañero Sergio se encargó de esta tarea.

Música para boda
Maestro de ceremonias en Córdoba
Oficiante de bodas en Córdoba

No hay comentarios

Escribir un comentario